lunes, 3 de noviembre de 2014

Carta abierta a mi hijo Raúl

Hola hijo, no quiero ser muy moñas, pero he recordado que hace ahora exactamente cuatro años escribí este post con motivo de tu debut en partido oficial, curiosamente también eras entrenado como hoy por Javi Fuertes:
 
 
Primeros instantes de tu primer partido
 
 
viernes, 5 de noviembre de 2010
Bienvenido Raúl
Son cientos las anécdotas y las fechas que recuerdo relacionadas con el baloncesto, es lo que tiene ser un "veterano". Algunas tristes, otras dolorosas, las mas, alegres y enriquecedoras. Hoy es una de las mas alegres que recuerdo y es que, mi hijo Raúl ha jugado su primer partido oficial de baloncesto, y lo ha hecho en el club de toda la vida, del que soy socio fundador, el C.B. Segorbe.
Yo no se si él recordará con el tiempo este día, pero todas las experiencias en la vida comienzan con un paso, y luego otro, y luego otro... y él ha dado el primero. Yo sí que recuerdo mi primer partido con el equipo junior del C.B. Moncada, allá por 1981, en Carlet y con el mismo número que hoy ha lucido Raúl: el 11.
Ha debutado en categoría cadete teniendo solamente 12 años (es el impuesto que deben pagar los clubes modestos al no poder completar equipos en todas las categorías), lo ha hecho ganando el primer partido del equipo en mucho tiempo, lo ha hecho sorpresivamente de titular, y lo ha hecho anotando un triplazo, el primero de una larga lista, espero.
Ya se que pensaréis que es amor de padre, y así es, pero os aseguro que ha sido una experiencia inolvidable. Bienvenido al deporte mas bonito del mundo Raúl.
Hoy, cuatro años y 110 partidos oficiales después escribo este para congratularme de tu primer partido con el senior A del Club Baloncesto Segorbe, e ironías del destino, ha tenido que ser a mis órdenes, cuando sinceramente, hace cuatro años jamás podría haberlo ni soñado ya que mis pasos baloncestísticos transitaban bastante alejados de aquí, y sumando curiosidades ha tenido que ser ante uno de los equipos que tuve la suerte de entrenar en mi periplo fuera de Segorbe, el filial del C.B. Burriana.
En cuatro temporadas has ido quemando etapas, sin prisa pero sin pausa, pasito a pasito. Cuatro temporadas en las que no has parado de evolucionar, cuatro temporadas en las que casi siempre has tenido que doblar con los de tu categoría y con los de la inmediatamente superior, cuatro temporadas en las que pasito a pasito has ido creciendo físicamente (de los 12 a los 16 se observan cambios más que evidentes) y técnicamente, dónde no te has dormido en los laureles y siempre has tenido el espíritu de ser cada día mejor jugador de baloncesto.
En tu primera temporada (2010-2011) jugada como cadete pese a que eras primer año infantil anotaste 6,89 puntos por partido. Tu segunda temporada (2011-2012) jugada también como cadete siendo segundo año infantil ya subiste a 14,61 ptos/pdo. En la tercera temporada (2012-2013) y siendo primer año cadete ya doblabas con el equipo junior, para acabar la temporada con una media de 22 puntos por partido, y en la pasada (2013-2014) como segundo año cadete y doblando nuevamente eras capaz de mejorar tu anotación para irte a una media de 23,87 ptos/partido.
En lo poco que llevamos de temporada, jugando como primer año junior llevas una media de 29,25 puntos y ya has debutado de manera consecutiva, primero con el senior B donde anotaste seis puntos, y este pasado fin de semana con el senior A, anotando tres puntos tras una canasta triple, curiosamente igual comienzo que en aquel lejano primer partido de 2010.
 
 
El partido de tu debut, defendiendo a Marc Quintanilla y junto a Carlos Fuertes
 
Son muy buenos números, pero sólo números al fin y al cabo, ya que hasta ahora ha sido lo “fácil”; ahora viene lo bueno, dónde el crecimiento físico y técnico-táctico dirá dónde está tu lugar y marcará tu futuro próximo como jugador de baloncesto. De ti dependerá en gran medida esa evolución, de las ganas de entrenar y de aprender que tengas y de tu interés por mejorar.  No importan en ningún caso las expectativas externas, ni las mías, ni las familiares, ni las de tus amigos, ni las del club, las únicas expectativas que cuentan son las que tu tengas contigo mismo para continuar con tu progresión, y sobretodo y esto sí que es un consejo de padre: SE FELIZ CON LO QUE HAGAS.
Enhorabuena y desde la humildad más grande que puedas aplicarte, te invito a que sigas sintiendo, viviendo y disfrutando como hasta ahora este bendito deporte y que este partido solo haya sido el primero de una larga lista. 

TQM

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada