jueves, 27 de agosto de 2009

España 102 Israel 79

Ocurrió que pasaba por allí, mas o menos, y recordé que jugaba la selección. ¿Por qué no ir a verla en directo? Me puse en la cola y tras abonar la entrada a precio "popular" (habría que explicarle a la Federación que si algo tiene este equipo es que mueve masas, pero que las masas no pueden dejarse el sueldo para ver a la seleccion), entré en el Príncipe Felipe zaragozano muy bien acompañado de mi mujer y mi hijo así como de mi buen amigo Juanpla y su familia.

Buen ambiente, aunque no lleno el pabellón, y actitud del público no tan caldeada como se podría pensar, y es que, esta Selección provoca sentimientos encontrados; por un lado ilusiona ver juntos a este grupo de magníficos jugadores que tenemos, y por otro, se trata de ver hasta que momento el rival de turno mantiene la cara al partido.

Flojita primera parte tanto en defensa como en ataque, sin ritmo y sin chispa, ante una Israel con unos cuantos buenos jugadores (Halperin y Eliyahu especialmente) y poquito mas, que a base de acciones individuales se fue al descanso dentro del partido (49-43).

A continuación, lo esperado, vuelta de tuerca y subida de líneas en defensa, velocidad en las transiciones, mayor acierto en los lanzamientos exteriores y un rival que bastante hizo con que la distancia no fuese escandalosa. En resumen, ¡¡ ocho !! jugadores por encima de los 10 puntos, no jugando ninguno de ellos mas de 25 minutos, con Mumbrú y Pau en el banquillo y dando la sensación de que, van a pocas revoluciones y que, si hiciera falta todavía podrían aumentar las prestaciones y machacar a todo aquel que se les ponga por delante.

Los anotadores los podéis ver en una de las fotografías, y las crónicas oficiales del partido en el periódico deportivo que prefiráis...


¡¡ Que pase el siguiente !!

viernes, 14 de agosto de 2009

Punto y aparte



Las despedidas, intento no verlas como un punto y final, sino como un punto y aparte, porque si algo se aprende con el tiempo, es que la vida nunca sabes por donde te va a llevar y es arriesgado decir “de este agua no beberé”.
Hoy toca decir adiós a una etapa de tres años como entrenador del C.B. Morvedre, y lo hago quedándome con todo lo positivo que ha supuesto esta experiencia para mí. Siempre recordaré el trato cordial que se me dio desde el primer momento, que consiguió que me integrara y me sintiera como en casa; a la Junta y a todas las personas del club que he conocido y de las que solo puedo decir buenas palabras; a todos los jugadores que han pasado por mis manos, a los que agradezco el interés y esfuerzo realizado y a los que pido disculpas si en algún momento se han sentido tratados injustamente; en este último año a los padres comprometidos que han ayudado siempre que han podido en los desplazamientos del equipo; a los encargados de los pabellones por las facilidades prestadas, y especialmente al pequeño puñado de AMIGOS que he tenido la suerte de reunir (ellos saben a quienes me refiero) y a los que me gustaría que la distancia Sagunto-Segorbe (sólo 30 kilómetros, pero a veces un mundo), no enfriara el contacto.
GRACIAS a todos, y simplemente desearos muchos éxitos tanto a nivel particular como colectivo; se va un entrenador, viene un seguidor…




PUNTO Y FINAL. Aquí sí que me atrevo a poner punto y final. Me estoy refiriendo a mi faceta como jugador en el equipo de veteranos. Cuando menos me imaginaba, el destino me regaló, diez años después, dos temporadas preciosas a nivel baloncestístico y sobretodo a nivel personal, compartiendo nuevamente experiencias ya olvidadas con antiguos compañeros, solo truncadas por los contínuos problemas físicos que finalmente me decidieron poner este punto y final. Lo dejo feliz y contento por lo vivido, y como se dice habitualmente: “Que nos quiten lo bailao…”

viernes, 7 de agosto de 2009

Larry Bird


No era el mas alto, no era el mas ágil, no era el mas atlético, no era el que mejor estilo tenía en el tiro, no era el que mejor botaba, no era el mejor defensor, no era el mas mediático... era simplemente EL MEJOR.
Nació en West Baden, Indiana, USA un 7 de diciembre de 1956. Elegido por Boston en primera ronda del draft de 1978 con el nº 6, donde jugó toda su carrera profesional, luchó por el reconocimiento de rookie del año (trofeo que ganó), con otro de los jugadores míticos de la NBA: Magic Johnson. Desde la temporada de su debut (79-80) hasta la última que participó (91-92) fue un referente en la liga, consiguiendo con los históricos Celtics de los 80´ tres anillos de campeón de la NBA, donde formó parte del mítico quinteto: Dennis Johnson (1954-2007), Danny Ainge (1959), el propio Larry Bird, Kevin McHale (1957) y Robert Parish (1953).
Además de los mencionados tres anillos y el título de rookie del año, su carrera está repleta de reconocimientos individuales y colectivos, como el oro olímpico en Barcelona 92, 3 MVP de la temporada regular, 2 MVP de las finales, 12 veces All Star donde obtuvo un MVP y 3 títulos del concurso de triples del All Star, sin olvidar el título de mejor entrenador del año en la temporada 1997-98, la de su debut, faceta en la que solamente entrenó tres temporadas al equipo de su tierra, los Indiana Pacers.
Estamos hablando sin lugar a dudas de uno de los mejores jugadores de baloncesto que ha existido, y para refrescar la memoria a todos aquellos que lo disfrutamos y para que disfruten de su juego los mas jóvenes, os presento el siguiente vídeo.
Todavía recuerdo el último tiro de uno de los concursos de triples que ganó, donde tenía la necesidad de anotar para ganar, y tras salir el balón de sus manos levantó el dedo índice indicando que era el nº 1. Naturalmente, la pelota entró...

video